Tres combinaciones top para escoger color: La sabia alianza entre piel, ojos y cabello

En peluquería es fundamental la personalización. Cada cabello es único, no solo por su textura, también por los reflejos naturales que presenta. Lo mismo sucede con la piel. Algunas personas la tienen más clara o más morena, pero además se le añaden que lo hagan con matices fríos, cálidos o neutros. Por último, los ojos juegan un papel fundamental, ya que cada tonalidad puede resaltar con un color más que con otro.

Liquid bob platino para pieles claras

Los rostros más claros se ven favorecidos cuando se corrigen las posibles rojeces o tendencia a que aparezcan destellos amarillos. «Cuando tenemos una piel pálida con matices cálidos, propondremos rubios con mucha luz como los hielo, platinos, arena, beige… Si, además, la piel es fría debemos escoger aquellos que contrasten ligeramente para resaltar la tez. En este caso, rubios fresas, cobrizos, mieles y dorados porque son cálidos. Los neutros se adaptan perfectamente a todos ellos, al incluir detalles de ambos, pero en teces claras los rubios fresa, ginger o cobrizos quedan muy bien. Todas estas tonalidades se ven muy bien con los ojos claros. En cuanto al corte, para tonalidades tan extremas, mejores cortes que no sean demasiado largos. Un liquid bob con toda la sofisticación que aporta o un pixie arriesgado son ideales.», propone Raquel SaizSalón Blue by Raquel Saiz.

Blowout bob castaño oscuro para pieles medias

Las pieles medias con matices cálidos se ven muy bien con cabellos castaños, castaños oscuros, mocha, chocolate negro, ya que ayudan a que los matices amarillos se vean más cremosos. «Si tienen matices fríos, los caramelo se ven perfectos y, además, resaltan si hacemos unas balayage en las que las raíces quedan más oscuras. Si presenta matices neutros los negros y espressos quedan muy bien. Estos tonos destacan más en este tipo de teces, mucho más que en las más claras, ya que las palidece. En cambio, en este caso y en las pieles más morenas, deja un efecto porcelana. Como cortes, cualquiera, desde melenas largas y brillantes, desfiladas o no, hasta un sugerente bob bien trabajado con cepillo y secador para que la raíz tome cuerpo y se vea denso y con volumen.», asegura María José Márquez, formadora de peluquería femenina en Antonio Eloy Escuela Profesional.

Melena larga con dark ginger para pieles oscuras

Las pieles oscuras con matices cálidos resaltan con tonos marrones también cálidos como los caramelo, los marrones dorados, los butterscotch, haciendo resaltar la profundidad natural de la piel. «Si lo que encontramos son reflejos fríos, entonces, mejor las tonalidades de los chocolate para dulcificar, los moka, los negros amarronados, los chocolate o el negro intenso. Si lo que vemos son matices neutros nos podemos atrever con los rojizos más oscuros mezclados con marrones o, también, los castaños. Las teces morenas y cálidas resaltan con los marrones cálidos y los caramelos. Si hay un tono estrella es el dark ginger, una mezcla del rojo y el castaño, fácil de llevar, aunque aporta esa chispa de los rojizos.», indica Charo García, de Ilitia Beauty & Science.

Ir arriba