Recogidos con arte y arquitectura. Atreverse para triunfar

El modo en que entendemos el pelo ha cambiado. Las texturas, el color, así como la manera de peinarnos se dirige ahora hacia la sofisticación, el juego y la originalidad. Eso nos da cierta carta blanca a la hora de diseñar nuestro look, ya que la libertad es la expresión de nuestra individualidad. Nuestros expertos comentan cómo evolucionan los recogidos y cómo hacerlos nuestros.

Geometría texturizada

Los diseños son cada vez más originales, desafiando lo predecible e incluso la gravedad. «Las texturas húmedas son tendencia, pero, también, nos permiten dar fijación para dar la forma que queramos al pelo. Los mechones se trabajan por separado para crear formas huecas. Podemos añadir caracoles o baby waves en la frente para aportar el toque divertido.», explica Raquel Saiz de Salón Blue by Raquel Saiz.

Braid power

Las trenzas son moda y toda una apuesta rompedora, si sabemos jugar con ellas. «Las melenas con trenzas africanas son tendencia, aunque si le añadimos unos moños, entonces es sublime. También podemos recurrir a moños trenzados con diseños irregulares o puntas fuera para lograr un efecto sorprendente.», asegura Charo García de Ilitia Beauty & Science.

Fuerza y volumen

Los moños altos intentan romper la ley de la gravedad, reivindicando el poder personal. «Cuando le damos volumen con un acabado con mechones trenzados o enroscados y, además, lo situamos en la zona más alta de la cabeza, damos una nueva proporción a nuestra imagen, más esbelta e inconformista.», comenta Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros.

Diseñar para proyectar

Antes de comenzar, debemos pensar qué queremos expresar y a partir de ahí, dar paso a nuestra creatividad. «El modo en el que marcamos la raya, la textura, ya hace la diferencia. Aunque para ir más allá, la combinación de diferentes tipos de recogidos y la distribución de los volúmenes, es la clave del éxito.», añade Felicitas Ordás de Felicitas Hair.

Ir arriba