Por qué todos los peluqueros deberían ver Drag Race

La tercera edición de Drag Race España acaba de llegar a su fin, dejando a su paso un absoluto furor en redes sociales y una colección de magníficos looks para el recuerdo. Hemos hablado con Crisanto Blanco, uno de los peluqueros del programa, que nos apoya en esta afirmación: todo el gremio dedicado a la peluquería (y a la estética, el maquillaje, la moda…) debería ver este programa.

Drag Race España es la adaptación en nuestro país del formato televisivo americano iniciado por RuPaul en 2009 y que atesora nada menos que 19 premios Emmy. Con la tercera temporada finalizada, se puede asegurar ya que es un formato consolidado en España; de hecho, el primer episodio de esta tercera edición del talent show fue el estreno más visto de la franquicia de ATRESPlayer, y en las redes el apoyo ha sido total.

Drag Race es puro entretenimiento. Es, también, un programa para visibilizar, para desestigmatizar pero, sobre todo, para reír. Es de esos programas que tienen momentazos de carcajada asegurada, y que el resto del tiempo te mantienen, al menos, con una sonrisa. Y es un programa que, para cualquier persona que tenga relación con la moda o la belleza, con la estética corporal, debería ser una asignatura obligatoria, pues derrocha creatividad. Constantemente.

Es una lección, o una fuente de inspiración y de aprendizaje, incluso, para aquellos profesionales que llevan en el gremio toda la vida. Esto lo confirma, también, Crisanto Blanco, peluquero parte del equipo de Drag Race España, y eso que él también tiene solera en este sector y ha tocado todas sus ramas.

CRISANTO BLANCO U30620905744lBD 624x385@Hoy Hoy
Crisanto Blanco

Gracias por la inspiración

Pregunta- Crisanto, ¿cuál ha sido tu función en esta temporada?

Respuesta- He llevado la imagen de Dani Supremme (presentador/presentadora) cuando hace de chico (no cuando aparece como Supremmde de Luxe) y de Ana Locking, miembro del jurado.

P.- ¿Qué look de los que has hecho te ha gustado más?

R.- Todos tienen algo de mí, incluso los que no te gustan tanto. Al final, no es solo elección mía, elegimos los looks con ellos, y es una cuestión de concepto estético. Siempre se trata de contar algo, nunca es solo un peinado, o un maquillaje, sino que a todos los elementos se les da mucha importancia. Pero, si tengo que elegir, creo que el de la final de Ana Locking es muy potente, y el de los lacitos, también. 

Los dos looks favoritos de Crisanto Blanco para Ana Locking. Imágenes de Mista y maquillaje de Eva Gamero

P.- ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en el programa?

R.- Muy buena. Yo nunca había hecho tanta televisión, en una producción tan larga. Hace años participé en un programa de Telecinco, y aunque la experiencia fue buena, pensé: ‘esto no es para mí’. Era de noche, todo muy caótico… Pero en este caso lo he disfrutado mucho. ¿Que son muchas horas de trabajo? Sí. ¿Que se llevan bien? Pues también, para qué nos vamos a engañar.

Además, yo estaba en un momento de desánimo con la peluquería. Estamos viviendo una época en la que la estética es muy plana; yo les digo a mis compañeros del gremio que hemos permitido que desaparezca la peluquería de la moda: ahora lo que se lleva son efectos mojados en medias melenitas que se recogen detrás de la oreja, coletitas bajas… Y en este caso es todo lo contrario: el pelo tiene tanto protagonismo en el look como el estilismo, como el maquillaje, y el resultado final tiene que ser muy potente, la peluquería no puede ser plana. Hay mucha creatividad. Y, ahora que vengo de Nueva York, te diré que es tendencia total.

P.- ¿Peinados como los del programa?

R.- El extremo. El ‘me lo pongo todo’. La estética de la gente más cañera es un collage de las modas del pasado, una mezcla de los 80, los 90, los 2000 y la actualidad. ¡Ya tocaba un poco de diversión!

P.- ¿Cómo acabaste formando parte del programa?

R.- Yo entré en la segunda temporada, y fue porque, por un lado, Ana Locking me habló para hacerme cargo de su peluquería y, a la vez, la estilista de Dani también me propuso hacerme cargo de sus looks, ¡pero entre ellos no habían hablado! Así que a veces pienso que es un mensaje clarísimo: que tenía que estar aquí.

Y es curioso, porque yo ni siquiera sabía que se estaba haciendo este programa, ¡no conocía ni la versión americana! Y la verdad es que me ha sorprendido, porque no era consciente de la repercusión que tenía este programa, y no solo para la gente relacionada con estos colectivos. Gente muy dispar, y muchos peluqueros, me han escrito diciéndome: “gracias por la inspiración”.

Supremme
Look de Crisanto Blanco para Supremme de Luxe. Maquillaje de Miss Claudia Suárez y vestuario de José it-Spain

Artistas más completos, pocos

P.- Y, ¿qué has aprendido en Drag Race?

R.- A respetar mucho más de lo que ya respetaba. Lo primero: las drag queens se dedican al entretenimiento, porque a veces hay un poco de confusión con este tema. Y para dedicarse a esto, son gente supercreativa. He aprendido a mamar arte e inspiración. Cualquiera de estas personas lo mismo te canta, te baila, que te hace una peluca o se cose su propio traje. Artistas más completos que estos, hay muy pocos.

P.- Y, ¿en concreto, qué relación tienen con la peluquería? Porque siempre hablamos de sus maquillajes, que son increíbles, pero la peluquería no se queda atrás. 

R.- Tienen muchísimo más conocimiento del que nos creemos porque todas las que se autoproducen tienen que tener idea teórica de todo lo que hacen: peluquería, maquillaje, costura. No es solo ponerse y hacerse una peluca, esto conlleva muchísimo trabajo. Son artistas que tocan todos los palos.

Mi conclusión de mi paso por este programa, siguiendo con la pregunta anterior, es que [las artistas del mundo drag] tienen mucho más conocimiento de estética que muchos estilistas de toda la vida, porque se han empapado de todas las colecciones de moda, están a la última en peluquería y maquillaje… Viendo lo visto, creo que hasta los profesionales de según qué gremios se están inspirando en ellas.

P.- Por tanto, ¿qué valor tiene este programa para la peluquería, por qué tienen que verlo todos los peluqueros?

R.- Porque es una fuente de inspiración. Hay que tener en cuenta que aquí se lleva todo al extremo, todo a lo bestia, y se pueden sacar muchas ideas. Y da igual que te guste la estética o no; yo soy de los que piensa que se puede aprender hasta de lo que no te gusta.

P.- ¿Cuántas personas trabajan en la estética del programa?

R.- En total, 6 personas nos encargamos del maquillaje y el cabello de las 4 personas del jurado. La imagen de Ana Locking la llevamos mi compañera Eva Gamero, de maquillaje, y yo. Los invitados traen siempre a su equipo.

Y, en cuanto a los concursantes, hay de todo: hay algunos que son peluqueros y maquilladores, que se autoproducen todos sus looks. Otros encargan sus pelucas en determinados casos [como el caso de Kelly Roller con Rafael Bueno, que contamos en el recuadro de abajo]. O, por ejemplo, sé que hay profesionales (antes lo desconocía) que dedican el 100 % de su trabajo a cuidar pelucas, para que duren en el tiempo, se mantengan vistosas, con sus volúmenes extremos…

No te puedo responder al 100 %, sin embargo, porque los miembros del equipo técnico no podemos hablar con ellos hasta el último día. Piensa que es un reality, ellos están aislados, no saben lo que está pasando fuera, y cualquier comentario podría confundirles.

P.- Por último… ¿Qué herramienta o producto no puede faltar en un programa como Drag Race?

R.- Ja, ja, ja, esa es muy fácil… ¡La laca! Aunque la verdad es que yo la laca la uso poco. Por no usar, no uso ni horquillas; ahora me ha dado por coser, y voy cosiendo el pelo.  Pero sí, la laca siempre se acaba usando, sobre todo cuando trabajas con el cabello natural; porque cuando se trabaja con posticería no hace tanta falta, la estructura es la base.