La alopecia androgenética afecta al 25% de las mujeres

El caso de Jada Pinkett no es algo aislado, la alopecia androgenética femenina es más común de lo que piensas y afecta al 25% de las mujeres.

Obviando la polémica que se ha desatado con la reacción de Will Smith, lo que se puso de manifiesto durante la pasada ceremonia de los Oscars es que la alopecia también es cosa de mujeres y que no tiene que ver con la edad. Teresa Climent, farmacéutica y Technical Manager de Nuggela & Sulé, nos cuenta todo lo que hay que saber sobre ella, y cómo evitarla.

“La alopecia es una patología en la que se produce una reducción visible de la densidad del pelo. Se trata de una pérdida activa que supera los 150-200 cabellos al día. Existen diferentes tipos de alopecia como la areata, fibrosante, difusa… pero nos vamos a centrar concretamente de la alopecia androgénica, también llamada calvicie común, que es aquella que afecta tanto a hombres como mujeres y suele producirse por cambios hormonales”, explica Climent.

También es cosa de mujeres

Como alerta la farmacéutica, la alopecia androgénica suele afectar hasta a un 25-30% de las mujeres. El origen es principalmente genético y hormonal y surge porque se incrementan los niveles de hormonas masculinas (andrógenos) que actúan sobre los folículos predispuestos genéticamente dando lugar a una miniaturización de los mismos. También puede estar asociada al déficit de vitaminas, oligoelementos como el hierro o al síndrome del ovario poliquístico”.

Atenta a los primeros síntomas

Las zonas más afectadas son la región frontal, central y parietal donde comienza a haber una pérdida muy notoria de la densidad del cabello. Si no se instaura un tratamiento adecuado y específico, lo habitual es que la patología empeore produciendo zonas despobladas o calvicie”, señala Teresa Climent.

Las terapias combinadas son la solución

En primer lugar, se debe acudir al dermatólogo para que realice un examen y diagnóstico exhaustivo y determinar con exactitud el motivo de la alopecia para elegir el tratamiento más efectivo. Como indica la experta, “normalmente las terapias más habituales y efectivas son las combinadas, que consisten en el uso de tratamientos farmacológicos por vía oral (Finasterida, Dutasterida) junto con tratamientos farmacológicos de aplicación tópica (Minoxidil) asociados al uso de cosméticos y complementos alimenticios”.

… La cosmética forma parte de ellas

Como señala Climent, “centrándonos en los tratamientos cosméticos, es fundamental el uso de champús fortalecedores que ayuden a aportar volumen y estimular el crecimiento del cabello para mejorar el seguimiento de los tratamientos farmacológicos”.

Hay que saber que, en la mayoría de los casos, cualquier patología capilar viene acompañada de un proceso inflamatorio. “Esto provoca que los nutrientes y el oxígeno no lleguen de forma adecuada al folículo piloso dando lugar a debilidad capilar. Los tratamientos en formato champú con elevadas concentraciones de Quercetina (un flavonoide antiinflamatorio) ayudan a disminuir la inflamación del cuero cabelludo permitiendo que el oxígeno y los nutrientes lleguen de forma adecuada al folículo piloso haciendo que nazca un cabello más fuerte y sano”, explica la Technical Manager de Nuggela & Sulé.

…Y la nutricosmética también

Como señala Climent, “en muchas ocasiones, la alopecia androgénica femenina suele deberse al déficit de diferentes vitaminas y minerales como el hierro o el zinc, y es por ello que el uso de complementos alimenticios que suplan estas necesidades mejoran la calidad del cabello y facilitan este proceso”.

Ir arriba