Curly Hair System: o por qué necesitas una rutina de cuidado especial si tienes el cabello rizado

Hasta hace unos años (y, lamentablemente, aún sigue pasando) la mayoría de personas trataba igual un cabello rizado que uno liso. Por suerte, vamos aprendiendo. El cabello curly necesita una rutina de cuidado especial debido a sus características fisiológicas (su estructura, su queratina…). Alcántara Cosmética las ha tenido todas en cuenta a la hora de desarrollar su Curly Hair System, un nuevo tratamiento para todo tipo de cabellos rizados.

¿Sabemos cómo es un cabello curly? Y no nos referimos a su apariencia, obviamente, sino a su interior. Por su naturaleza, el cabello rizado tiende a ser más seco y a deshidratarse con mayor facilidad que el cabello liso. “Esto es debido a que la estructura natural y enrollada de los rizos dificulta que el sebo producido en el folículo sea capaz de deslizarse a través de la fibra capilar para mantenerlo hidratado”, nos cuentan los expertos de Alcántara Cosmética. Esta característica especial es la que provoca que el cabello rizado tenga una apariencia más áspera, encrespada, seca y con falta de brillo.

¿Qué se puede hacer para contrarrestar este efecto? Es necesario, sostienen, seguir una rutina capilar con productos específicos para el cabello rizado que lo mantengan hidratado y nutrido. Además, nos dan tres tips más: no cepillarlo en seco y tratarlo cuando esté mojado, desenredar y moldear con las manos o con un peine de cerdas anchas, y no utilizar secadores o rizadores, sino solo difusor. Todas estas recomendaciones ayudarán a mantener el cabello cuidado y a conseguir unos rizos bien definidos de forma natural.

Así es (por dentro) el cabello rizado

Vamos a profundizar más en la estructura interna del cabello rizado para comprender bien sus características visibles. “La forma concreta de nuestro cabello viene determinada por tres variables principales”, nos explican los expertos: la genética, la forma del folículo piloso, y la cantidad de queratina presente en el cabello.

  • Genética. Es el factor principal. “Los genes heredados de nuestros antepasados predisponen la forma, cantidad y distribución de determinadas proteínas responsables de la estructura final del cabello. Concretamente el gen TCHH es el que genera la proteína tricohialina, involucrada en dar resistencia y forma a la raíz del pelo, responsable también del enrollamiento de los filamentos de queratina”, indican desde la firma. Diferentes estudios, añaden, han demostrado que una mutación de este gen es el responsable de la formación del pelo rizado entre un porcentaje de la población europea.
  • Folículo piloso. Su tamaño y forma determinan el cabello liso o rizado. “En el interior del cuero cabelludo se encuentra una cavidad en forma de tubo, en cuya base nace el cabello. A medida que crece, el cabello sube por el interior del folículo. El tamaño y la forma de la abertura al exterior determinarán el grosor y la forma de cada cabello”, nos explican desde Alcántara. Así, si la apertura del folículo es circular y perpendicular al cuero cabelludo, el pelo será liso; si su forma es achatada, elíptica o asimétrica, el cabello será rizado. Cuanto más achatada la apertura, más cerrados serán los rizos (puedes verlo en la imagen de abajo).

                                         LISO               ONDULADO           RIZADO

curly hair system
  • Queratina. Es la principal proteína del cabello. Esta es fibrosa, tiene forma helicoidal y sus cadenas se unen entre sí a través de puentes o enlaces disulfuro. Según sean dichas uniones, el cabello será más liso o más rizado. “Cuanto más asimétrica o diagonal sea la unión, más rizado será el cabello. Si las uniones son horizontales, el pelo será liso”, explican. La cantidad de queratina influye asimismo en el grosor del cabello. Así, un cabello fino presenta menor porcentaje de queratina que uno grueso.

No todos los rizos son iguales

Según hemos visto anteriormente, no todos los cabellos son igual de rizados (o de lisos), sino que el grado de ondulación dependerá de varios factores estructurales. No obstante, un sistema frecuentemente utilizado para clasificar el cabello en función de su apariencia es la Escala Walker, que divide el cabello en cuatro grupos en función de su ondulación:

curly hair system
  • Cabello liso. Se caracteriza por no tener ningún tipo de ondulación de raíz a puntas.
  • Cabello ondulado. Se caracteriza por tener forma de “S”. Se encuentra entre el cabello liso y el rizado. “Estos cabellos tienen buen brillo, más que el rizado, pero menos que el liso”. Cuanto más rizado, menos brillo, advierten los expertos. Es importante usar productos anti-frizz para evitar el encrespamiento y crear y mantener ondas definidas.
  • Cabello rizado. Comprende desde los rizos grandes y abiertos, con una forma de “S” definida, hasta los estrechos y apretados, en forma de “s”. “Es un cabello con mucho cuerpo y supeditado a la humedad ambiental. Su falta de cuidado lo daña con facilidad. Estos necesitan productos específicos para garantizar rizos sin frizz”, resumen desde Alcántara.
  • Cabello afro. Oscila entre forma de “S” muy cerrada y forma de “Z”. “Este cabello es muy denso, por lo que es imprescindible comenzar controlando su volumen sin apelmazarlo. Es el cabello rizado más propenso a la sequedad y al daño”, advierten.

Curly Hair System

En este contexto, se ha hecho célebre el método curly, que no es más que una rutina de cuidados capilares para tratar el cabello rizado. Su objetivo principal es conseguir unos rizos naturales, hidratados, elásticos y sin encrespamiento. Lo fundamental del método es que los productos de la rutina no pueden incluir ni sulfatos, ni siliconas ni alcoholes secantes.

Así, Alcántara Cosmética ha desarrollado un tratamiento específico para cabellos rizados que sí es apto para seguir el ‘método curly’: su Curly Hair System. Esta rutina de cuidado, aseguran, define y da forma a los rizos, hace el cabello más manejable y mejora su apariencia. Y, lo mejor: es una rutina factible, compuesta solo por tres productos: champú, acondicionador y crema de peinado.

bodegon Curly Hair System 1
  • Curly Hair System Champú (low poo). Es un champú de textura cremosa e hidratante (y con un suave aroma afrutado). Su fórmula suave garantiza una limpieza delicada y un cuidado intenso del cabello ondulado y rizado. Ayuda a mantener los rizos definidos, elásticos y flexibles y evita el encrespamiento. Está enriquecido con proteína de baobab, que nutre y fortalece el cabello; aloe vera, para un extra de hidratación, y vitamina B5, que aporta brillo y suavidad. Contiene un 90 % de ingredientes origen natural (y, por supuesto, no contiene sulfatos ni siliconas). 
  • Curly Hair System Acondicionador (smooth). Acondicionador ligero y específico para cabellos rizados. Formulado con un 97 % de ingredientes de origen natural, entre los que destacan el aceite nutritivo de albaricoque y la manteca de karité, ambos ideales para la estructura del cabello rizado, pues penetran profundamente para restaurar las fibras capilares más dañadas o estropeadas. Además, desenreda y facilita el peinado al instante y controla el encrespamiento y el frizz, ayudando a mantener el rizo definido, elástico y flexible. No contiene siliconas, aceites minerales, ni alcoholes secantes.
  • Curly Hair System Crema de Peinado (leave in). Crema de peinado sin aclarado. Su fórmula (con un 98 % de activos naturales) es intensamente nutritiva para terminar de obtener unos rizos hidratados, nutridos, flexibles y definidos. Se trata de una combinación de aceites vegetales (babasú, aguacate, uva y almendras), cada uno de ellos con una propiedad específica para cubrir todas las necesidades del cabello rizado: hidratación, nutrición, antioxidante y brillo. La manteca de karité y el extracto de aloe vera son el complemento perfecto para potenciar los beneficios de los aceites, aportando un extra (más) de hidratación, nutrición y protección. Su textura, a pesar de todo, es ligera y de fácil aplicación, y no apelmaza ni deja residuos.