¿Cómo aplicar correctamente el Sérum facial?

El sérum facial o suero para el rostro es un producto cosmético elaborado a base de principios activos que están contenidos en altas concentraciones. Se caracteriza por tener una textura bastante ligera y por ser de muy rápida absorción, por lo que tras su aplicación continua los resultados pueden notarse en poco tiempo.

Existen sérums faciales con ácido hialurónico, vitamina C, retinol, entre otros; cada uno de ellos cumple una función específica en la piel de la cara. Los expertos recomiendan su utilización como parte de la rutina de cuidado facial diaria y aconsejan una aplicación adecuada para poder aprovechar al máximo sus beneficios.

Justamente, sobre cómo aplicar correctamente el sérum facial, hablaremos a lo largo de esta entrada.

¿Cómo aplicar correctamente el sérum facial para que funcione?

Sin importar que hayas elegido el mejor sérum facial de todos, una aplicación incorrecta no te permitirá aprovechar sus bondades, es por eso que hemos estructurado una serie de pasos para que aprendas a aplicarlo de forma adecuada:

Paso 1: Desmaquíllate

En caso de que tengas maquillaje puesto, lo primero que debes hacer es quitarlo utilizando un producto adecuado para tu tipo de piel. Asegúrate de desmaquillarte muy bien, para evitar que queden poros obstruidos.

Paso 2: Limpieza facial

La limpieza facial es fundamental, ya que te ayuda a eliminar por completo las impurezas que ha recibido tu rostro durante el día, así como los residuos de maquillaje que siempre quedan tras el paso 1.

La limpieza facial debe incluir obligatoriamente una loción o barra dermolimpiadora según tu tipo de piel. En este paso también puedes utilizar agua micelar.

Paso 3: Exfolia

La exfoliación debe limitarse a máximo dos veces por semana y debe realizarse con un producto adecuado para tu tipo de piel y que sea lo más suave posible. Los días que no te toque exfoliación, pasa directamente al siguiente paso.

Paso 4: Tonifica

El tónico nos ayuda a culminar con el proceso de limpieza facial con éxito y es el indicado para preparar la piel para la aplicación de sérums y cremas, debido a que la dejará lista para recibir y absorber los principios activos que vayas a aplicarte. Recuerda que debes elegir un tónico apto para tu piel.

Paso 5: Aplica el Sérum

Ya la piel de tu cara está lista y ha llegado el momento de aplicar el o los sueros. Tu rostro debe estar ligeramente humedecido y no debes abusar con la cantidad de producto, pues, no olvides que es altamente concentrado.

Si usas más de un sérum facial debes aplicar primero el más acuoso y terminar con el más espeso. Al finalizar, aplica la crema hidratante de tu preferencia. Si es de día, también debes ponerte protector solar con alto factor de protección.

Consideraciones a tener en cuenta antes de aplicar el sérum facial

  • Evita usar más de dos sueros para la cara simultáneamente, ya que la piel del rostro tiene absorción limitada.
  • Aplica sérum tanto en tu rutina de cuidado del rostro diurna como nocturna.
  • Debido a que es un producto muy concentrado, no se necesitarán más de 5 gotas para que cunda tu piel y haga su efecto.
  • No coloques el cuenta gotas directamente sobre la piel, ya que se puede contaminar y, en consecuencia, también puede contaminar el suero facial.
  • Aplica el sérum sobre la palma de tu mano o yema de tus dedos, y colócalo en la cara dando suaves masajes en forma de golpeteo o ejerciendo presión.

¿Por qué incluir un sérum en tu rutina de cuidado facial?

Los sueros faciales pueden ofrecer un tratamiento tanto preventivo como correctivo, en este sentido, te ayudan a evitar la aparición de problemas como arrugas, manchas, falta de elasticidad y flacidez, así como a tratarlos y mejorarlos, en caso de que ya los tengas.

Sus principios activos de concentración elevada te brindarán estupendos resultados, siempre y cuando su aplicación sea la correcta.

¿Qué tipo de sérum facial elegir?

Esto va a depender del tipo de problema que quieras prevenir o tratar, pues, en el mercado podrás encontrar una extensa variedad de sérums con diferentes concentraciones de principios activos, entre ellos sueros hidratantes, antiarrugas, despigmentantes, antiacné e iluminadores.

Otras consideraciones a tomar en cuenta al momento de elegir el tipo de sérum son tu tipo de piel y el momento del día en el que pretendas usarlo. Por ejemplo, para la mañana se aconsejan sérums antioxidantes, mientras que por la noche aquellos con efecto exfoliante, que por lo general, están hechos a base de ácidos glicólico y salicílico.

Ir arriba