Artista vs. Empresario: ¿cómo pueden conciliar las dos facetas los peluqueros?

La peluquería es una profesión creativa y pasional, mientras que los negocios exigen tener las cuentas claras y poner mucha cabeza. A veces, puede parecer que van por direcciones opuestas; por eso, el reto y la verdadera clave del éxito están en conseguir que se complementen y trabajen unidos.

Los profesionales del cabello que emprenden la aventura de abrir un salón propio se adentran en un escenario completamente diferente: nuevos retos, nuevas necesidades y nuevas oportunidades. En la ecuación, entran en juego variables que van más allá de la inspiración, la creatividad y las habilidades técnicas. Cobran importancia aspectos como: los pedidos de productos, los tickets de venta, la comunicación de la marca, la creación de equipos estables, etc. Y no hace falta hablar solo de propietarios de salones: los miembros del equipo que quieren hacer crecer el proyecto común se encuentran en la misma tesitura.

Algunas veces, pueden parecer facetas contrarias: en los artistas predomina el corazón, mientras que la cabeza es vital para los negocios. Sin embargo, la realidad es que funcionan mejor unidas, porque consiguen retroalimentarse y dar como resultado a profesionales más completos y negocios con más esencia. Para lograrlo, la clave está en la formación.

Álex Corcuera y Óscar Guinea, miembros del equipo de The Hair MBA, nos cuentan cómo deben trabajar ambas facetas los profesionales de la peluquería para mejorar sus resultados de forma exponencial.

¿Cómo consigo que mis clientes me recomienden? Estos son los 3 pasos clave

¿Cuáles son los principales retos a los que debe hacer frente un peluquero que dirige un salón?

Se encuentra con retos en cuatro áreas diferentes y todas ellas son igual de importantes:

  1. Edificar la marca: con el nombre, el logotipo, la imagen, los productos, los servicios… El reto es tener más éxito.
  2. Relacionarse con las personas: tener menos conflictos y más confianza con clientes, proveedores, colaboradores, familia y hasta con uno mismo. Toda tu comunidad necesita sentirse en equilibrio. El reto es tener menos rotación y más motivación.
  3. Dinero, impuestos y leyes: conseguir que el negocio sea rentable, ganar más dinero y evitar problemas con Hacienda, la Seguridad Social y los Organismos oficiales. El reto es ganar más dinero.
  4. Formación: ¿Qué habilidades no tengo y quiero incorporar y dominar, alineadas con mis valores y con mi lifestyle? El reto es tener más seguridad y confianza.

¿Por qué es importante tener formación específica en business?

Una peluquería es un negocio, si hay más gastos que ingresos el negocio muere. Si tienes un coche, tienes que aprender a conducirlo; si tienes un negocio, tienes que aprender a gestionarlo. Es imprescindible conocer las reglas del juego y aplicarlas. Formarse como empresario genera más confianza y tranquilidad, y minimiza los riesgos de que aparezcan problemas. No es opcional, es vital. Si aprendes business, lo dominas. Si lo dominas, lo aplicas y si lo aplicas funciona.

¿Cómo ayudan los conocimientos artísticos en los negocios?

Nuestros negocios necesitan clientes y estos vienen a la peluquería para verse mejor. Por eso, si no trabajas y dominas la técnica, el cliente no se irá feliz y no volverá, o peor, hablará mal. ​ Dominar los procesos técnicos es el primer paso para atender a un cliente en peluquería. Luego será imprescindible la organización empresarial, pero primero ¡hay que ser un buen peluquero!

¿Y cómo ayudan los conocimientos business a los artistas del cabello?

Los conocimientos business amplían la mente, empoderan al artista y le ayudan a querer aumentar su valor y su posicionamiento. Dominar el business de la peluquería multiplica los beneficios y, si das beneficios, formas parte de la solución, mientras que si generas pérdidas eres un problema. ¿Qué quieres ser: solución o problema?

Ir arriba